El reto norcoreano – Análisis para Hoy en las Noticias de Radio Universidad

north south

En las pasadas semanas, el gobierno de Corea del Norte ha lanzado múltiples amenazas contra Estados Unidos y Corea del Sur, llegando hasta el punto de declarar nulo el armisticio firmado al final de la guerra entre las dos Coreas. También, en los pasados días, el Norte ha hecho pruebas nucleares y balísticas, violando la resolución de la ONU que le prohíbe este tipo de actividades. Las amenazas norcoreanas no son un asunto nuevo entre las relaciones de estos países peninsulares ya que usualmente tienen el propósito de recibir concesiones por parte de la ONU y de Corea del Sur.

Pero, esta vez las amenazas norcoreanas caen en los oídos de una Corea del Sur que también tiene que lidiar con varias crisis internas. La más reciente crisis en el sur se desató con el suicidio de Roh Mu-Hyeon, anterior presidente, quien estaba siendo investigado por actos de corrupción. La percepción entre los seguidores del liberal Roh es que el actual gobierno conservador de Lee Myung-Bak llevó al ex-presidente al suicidio debido a que la investigación era muy agresiva. Decenas de miles de personas salieron al funeral y a distintas actividades de recordación a través de todo Corea del Sur. Entre los reclamos de los seguidores de Roh estaba la dimisión de Lee Myung-Bak.

Corea del Sur también se enfrenta a un futuro económico incierto. La moneda surcoreana, el won, ha tenido unos meses inestables llegando a una devaluación nunca antes vista. La proyección es que para el final de este año el país caiga en una leve recesión. Esto, aunque el presidente Lee Myung-Bak había prometido restablecer el ritmo de crecimiento económico a un 8%.

Hay que recordar también que el actual presidente surcoreano terminó con la política de acercamiento de las pasadas dos administraciones, denominada “sunshine policy”, que buscaba lazos económicos y humanitarios más fuertes entre las dos Coreas. El presidente Lee Myung-Bak ha beneficiado una retórica más agresiva y se puede decir que esto también afectó negativamente las posibilidades de una resolución dialogada en un futuro cercano.

Corea del Norte también se encuentra en una encrucijada. Sus dos aliados más fuertes, China y Rusia, están apoyando resoluciones de condena en la ONU lo que aísla aún más el gobierno norcoreano. Corea del Norte depende de las ayudas alimenticias de la ONU y no tiene los recursos para reemplazarlas si llegase a perderlas. Y aunque tiene un ejército que sobrepasa el millón de soldados, una guerra convencional devastaría económicamente al país.

Quizás lo más impresionante dentro de Corea del Sur es que aun bajo amenaza nuclear y de guerra, en la calle y en los medios noticiosos se siente una relativa calma. Contrario a los medios internacionales, que han reseñado este proceso con alarmante sensacionalismo, los medios locales toman una postura más racional y menos alarmista. Se puede comparar con la vieja historia del joven y el lobo y luego de 59 años de enfrentamientos verbales, los coreanos ya no se creen ese cuento.

Para Hoy en las Noticias, desde Corea del Sur, les informó, Iván Broida Fontánez.