Comida mexicana y una salchicha

Una de las partes que no me gusta de mi trabajo es tener que poner notas. Lo tengo que hacer por Internet y parece como llenar un examen de burbujitas. Tengo 130 estudiantes (más o menos) y algunos los conozco por su nombre en inglés y a otros por su nombre coreano. Así que el proceso fue lento, mirando a mis listas cada dos segundos y luego mirando los comentarios pre-fabricados el próximo segundo. En ese juego estuve casi desde que me levanté ayer hasta que salí del apartamento a las 7pm.

También, durante ese tiempo, estuve pendiente a lo del terremoto en Chile. No podía creer la intensidad del sismo ni que lo estaba viendo en vivo a través del Internet. La periodista mencionaba cada 5 o 10 minutos que estaba sintiendo las réplicas en el estudio. Mis pensamientos y solidaridad están con los chilenos y los haitianos en sus respectivas tragedias.

Me monté en la guagua 급행 2 (rápida) desde la parada cerca de mi apartamento hasta la estación de trenes de Daegu. Me iba a encontrar en la tarima del centro de Daegu con Rose para ir a comer. Por alguna razón el clima de esta ciudad cambió de nuevo a invierno y hacia un frío de madre. Decidimos ir a Leo Chow, un restaurante mexicano/chino que tiene unas chimichangas decentes (para Korea).

Cuando terminamos de comer, llamé a Miguel, quien regresó de Puerto Rico a Korea hace muy poco, después de 5 meses de ausencia, y me dijo que estaba en Who’s Bob. Estuvimos allí toda la noche, bebiendo Jack & Cokes, White Russians, Black Russians y Long Islands. Jugamos un juego de foosball con Robin, el dueño de Who’s Bob y cuando nos cansamos de estar allí fuimos a Kim Pasa a comer kimbaps y chamchi jjigae.

Pero antes de ir a comer a Kim Pasa, pasé por “Buy The Way” y compré un salchicha. ¿La razón? La pueden ver aquí:

###

Hoy me levanté y escuché un ruido de tambores cerca de mi apartamento. Mañana es el día de independencia de Korea y no sé si era relacionado a eso o no pero esto fue lo que vi: