Cuando los coreanos se atacan

(Foto del Korea Herald)

Análisis para Hoy en las Noticias de Radio Universidad de Puerto Rico. Lo puedes escuchar entre las 7 y las 8am del 1 de diciembre por la banda 89.7FM en San Juan, Puerto Rico, o por internet en la página de Radio Universidad.

###

Para los residentes de la península coreana, el miércoles nos recibió la sorpresiva noticia de un ataque de parte de Corea del Norte hacia Corea del Sur. El ataque fue dirigido a la isla de Yeonpyeong, al noroeste de Seúl. Esta isla está en una zona disputada por las dos Coreas, desde el final de las agresiones militares en los años 50, aunque es formalmente administrada por Corea del Sur.

El ataque artillero del miércoles dejó el saldo de dos soldados y dos civiles muertos, convirtiéndolo en el peor ataque a civiles coreanos desde el cese al fuego de la guerra en la península. Aun así no podemos olvidar que hace unos meses Corea del Norte alegadamente hundió un bote surcoreano matando a 46 soldados.

Aunque el ataque fue dirigido hacia Corea del Sur, la península propiamente nunca se vio afectada. El ejército coreano y estadounidense subieron sus níveles de alerta al máximo. Por el contrario, aunque este ataque causó preocupación entre la población general, la vida cotidiana continuó su rumbo normal. Las escuelas continuaron funcionando, los comercios y restaurantes permanecieron abiertos y el gobierno ofreció sus servicios como cualquier otro día.

Una coreana que vive en Seúl me comentaba que este ataque se sentía alejado de su realidad, como si estuviese ocurriendo en otro país. Y a pesar de que los hombres jóvenes tienen que servir obligatoriamente en la milicia de ambos países, la memoria de la guerra ha quedado relegada a personas de sobre 70 años. Las generaciones jóvenes han crecido en un país moderno, rico y, por lo general, libre de conflictos.

El fin de semana trajo consigo unas prácticas militares conjuntas entre los ejércitos de Estados Unidos y Corea del Sur, llevadas a cabo en el Mar Amarillo entre China y Corea. Estados Unidos utilizó el portaaviones nuclear George Washington en las prácticas, como clara demostración de fuerzas ante el ataque de Corea del Norte.

Pero, mientras la prensa internacional reportaba la inminencia de una guerra coreana, periódicos de este país, como el Hankyoreh, daban una versión más sobria del asunto. En este decían que las prácticas iban a estar lo suficientemente lejos de Corea del Norte como para evitar cualquier misil disparado por este país. Además, varios analistas indicaban que el momento no se mostraba apropiado como para otro ataque norcoreano.

Además de las vidas perdidas, el ataque sacó a relucir las debilidades defensivas que tiene Corea del Sur. Tanto así que ocasionó la dimisión del equivalente al Secretario de Defensa debido a las numerosas críticas ante la pobre respuesta militar contra Corea del Norte.

China, por su parte, está pidiendo la reanudación del diálogo entre la Coreas, lo cual ya fue rechazado tajantemente por el presidente surcoreano, Lee Myung-bak.

Ahora quedamos nuevamente a la espera de otro ataque o por la continuación de un diálogo que ha sufrido demasiadas interrupciones como para tener un efecto positivo. Lamentablemente, parece que ambas partes están apostando por las agresiones por encima de la diplomacia.

Para Hoy en las Noticias, desde Corea del Sur, Iván Broida Fontánez.

###

También participé en el podcast de #EnProfundo, hablando sobre el mismo tema aunque con mucho más detalle.

In memoriam: Alberto

Escribir sobre alguien que ha muerto es tarea difícil. Pero, irónicamente, se hace menos difícil cuando la persona ha sido realmente, sinceramente buena.

Hace unas horas me llegó este mensaje de mi hermana:

Alberto era un jíbaro de Yabucoa, un maestro de escuela pública, un amante de su finca. Desde que lo conocí, nunca lo vi quieto un solo momento. Humacao, donde me crié, y Yabucoa colindan pero llegar a su casa tomaba bastante tiempo, entre curvas y cuestas empinadas. La recompensa de ese viaje era llegar a ese mini paraíso que Alberto había creado en el tope de una montaña.

Recuerdo el momento en que nos enseñó el solar por primera vez a nuestra familia. Tenía planificado construir una casa, diseñada por él mismo. Una casa que al final construyó y que siempre parecía un proyecto en proceso. Era una obra de arte siempre cambiante. Y es que ese hormigueo que tenía Alberto no le dejaba estarse quieto. Siempre tenía que estar haciendo algo.

Los proyectos, siempre tenía uno en mente. Y siempre tenía un hobby nuevo cada vez que visitábamos su casa. Podía ser excavar la finca para encontrar vasijas taínas; conseguir un telescopio para ver las estrellas y las cascadas de las montañas; cambiar el telescopio por un equipo de cuarto oscuro; cambiar el equipo por un jeep; cambiar el jeep por una yegua.

Le encantaba dar tours por su finca. Se conocía de rabo a cabo todos los recovecos de su adorado pedazo de tierra. Tenía sembrado casi todo con frutos comunes y otros que yo ni sabría describir. De su finca me comí las parchas más dulces de mi memoria.

Había puesto columpios en distintas partes del terreno, algunos que daban cierto terror para las personas con miedo a las alturas. Los columpios, los cuales siempre demostraba como usar antes de ofrecerlos, delataban al niño interior que dejaba salir de vez en vez. Ese hombre corpulento dejaba de serlo cuando volaba por los aires en su juguete.

Alberto era un hombre que amaba a su tierra porque la trabajaba todos los días.

Hace unas semanas se cayó de una de las grandes piedras que habitan su terreno, dejándolo preso de una cama de hospital, donde murió. No lo vi, la distancia me lo impedía, pero hubiera sido extraño ver a un hombre tan lleno de vida sin movimiento.

Ahora me despido desde lejos, esperando poder visitar ese pedazo de tierra que hizo tan suyo, cuando regrese a Puerto Rico.

Algunos cambios

El martes pasado me volvieron a dibujar. Ya no lo hacen con tanta frecuencia como antes. Parece que todos los artistas se han cambiado de grupo o no les inspiro como antes. El estudiante que me dibujó es de un grupo de intermedia y todos varones. Cuando me enseñó el dibujo me preguntó si sabía quien era. Me hice el loco y empecé a comparar el dibujo con la cara de los demás estudiantes hasta que encontré uno que se parecía más o menos.

Hoy la directora de nuestra academia reunió a los maestros extranjeros y comenzó la reunión diciendo: “As you know, I’m leaving soon. You did know that, didn’t you?” Excepto uno que otro maestro que se había enterado por los rumores que circulan en la oficina, los demás no sabíamos nada de esto. Parece que en tres semanas tendremos director nuevo. No nos dijo las razones para este cambio ni nunca las sabremos. Espero que la comunicación mejore con el director nuevo. Aunque no me molesta tenerla a ella como directora, especialmente porque nos da mucha libertad siempre y cuando cumplamos con el currículo.

Aparte de ese cambio, nos estaremos mudando en enero a un edificio nuevo, justo al lado del edificio donde estamos ahora. Creo que ese es un cambio más que necesario. El edificio de al lado lo acaban de construir así que tendremos paredes nuevas sin que nadie las haya escrito o les haya puesto un pie encima. Nuestros salones actuales no son un ejemplo de limpieza…

En un tema un poco diferente, pero relacionado a la academia. Tengo un grupo de estudiantes de elemental (los más pequeños que tengo) que están aprendiendo a hacer oraciones o historias creativas. El proceso es sencillo. Semanalmente tenemos una lista de vocabulario en el libro y en la clase les pido que hagan oraciones con ellas. Pero tengo que ir un poco más atrás. Este grupo tiene un maestro extranjero diferente los miércoles. Este maestro les hace preguntas cómicas que usualmente me involucran a mi y a él en alguna competencia (ej. Gavin Teacher and Ivan Teacher are racing and they have to run 50 miles. Who wins the race?) Esto ha inspirado a algunas de mis estudiantes a hacer toda una serie de historias con los personajes de Gavin Teacher e Ivan Teacher.

Bueno, una de las palabras de hoy era “restaurant”. La estudiante hizo esta corta historia:

Ivan Teacher and Gavin Teacher go to a restaurant on a date. Ivan is the girl. Ivan eats food 10,000won and Gavin eats food 5,000won. Ivan only has 5,000won and Gavin has 5,000won. The policeman comes and Ivan goes to the police station.

En la clase pasada, no me acuerdo la palabra que tenían que usar pero la historia fue así (la misma estudiante):

Ivan Teacher and Gavin Teacher are married. Ivan is the girl and wears a dress. Ivan is poor and only has one dollar. He has a baby. He is hungry. He eats the baby.

No sé porque, pero siempre tiendo a salir desfavorecido en las historias de mis estudiantes.

Ataque de Norte a Sur y viceversa

(Foto del Korea Herald)

Como ya todos me imagino habrán escuchado, hubo un ataque desde Corea del Norte hacia Corea del Sur. El ataque no fue directamente a la península, sino que ocurrió en una isla llamada Yeonpyeong, muy cerca del límite marítimo entre las dos Coreas. Este ataque artillero provocó dos muertes de soldados surcoreanos y varios heridos civiles y militares. El Sur respondió disparando artillería hacia el Norte, desde donde se originó el ataque. Todavía no se saben cuantos heridos o muertos hay del lado del Norte ni si fue una orden directa de Kim Jong-il.

Algunos analistas indican que es una muestra de fuerza de parte del Norte, quien busca situar a Kim Jong-un, hijo de Kim Jong-il, como líder máximo del país una vez el actual dictador muera o no pueda ejercer más el cargo. Hace par de días salió a relucir que el Norte le había dado un tour de un reactor nuclear a un científico estadounidense, quien aparentemente salió impresionado con el nivel avanzado que mostraba el lugar.

Si es una ficha para jugar en la próxima ronda de negociaciones, está por verse. Aquí les dejo con par de videos surcoreanos que reseñan el ataque.

###

*Update*

Me hicieron una entrevista sobre la situación en Corea para la página Qiibo.com de Puerto Rico. La puedes escuchar aquí.

Clases de repostería

Me encontré con Sunny en una tienda de celulares a eso de la 1pm. Nos encontramos ahí porque ella me iba a ayudar a conseguir un iPhone4. Ya lo habíamos ordenado hace dos semanas y lo íbamos a recoger ayer. El problema es que en Korea, para conseguir algunos tipos de teléfonos como el iPhone, hay que tener unas visas específicas. La mía no aplica así que tuve que comprarlo a nombre de Sunny. Eso quiere decir que estoy comprometido a quedarme aquí por dos años más…

Después de hacer los trámites del teléfono, fuimos a almorzar algo rápido en The Onigiri. Es una cadena de “comida rápida” donde venden unos rolls de arroz con carne o queso. Son ricos y baratos. Yo me comí el de atún y Sunny se comió el de queso.

Del almuerzo corrimos a Homeplus Daegu donde nos íbamos a encontrar con las rubias para luego ir a una clase de repostería. Esta sería mi tercera clase pero para las rubias iba a ser la primera.

Caminamos hasta la repostería. La maestra nos estaba esperando, con todos los ingredientes y el equipo listo, para comenzar la clase. El postre del día era Mont Blanc. Es un postre un poco complicado pero la maestra lo hizo parecer sencillo. Claro, para los que tenemos cocinas diminutas sin hornos es un postre imposible de preparar.

Se empieza el proceso preparando un merengue con huevos, harina de arroz, almendras, y azúcar. Ese merengue se pone en una plancha (como ven arriba) con un diámetro de alrededor de 6 centímetros.

Salen más o menos 9 por plancha. Se les pone un poco de azúcar fina por encima y se hornean por unos minutos. Quedan así.

Eso es sólo el principio. Se dejan enfriar un poco y luego se les pone una crema de mascarpone por encima, en forma de montaña.

Esto se pone en la nevera en lo que se prepara el próximo paso, para que no se derrita el queso. Luego se prepara una crema de nuez de castaña. Este es el paso más difícil porque hay que mezclar la crema con varios ingredientes sin que quede ninguna pelotita por unos buenos 10 o 15 minutos. El resultado vale la pena; la crema de castaña es deliciosa. Se pone la crema de castaña alrededor del mascarpone, se le pone una castaña en la cima y se le hecha un poco de azúcar fina por encima. El producto final se ve así.

Luego de la clase Naomi y Sunny se fueron a atender otros compromisos y Rose y yo nos fuimos al centro de Daegu a comer. Tenía ganas de comer Andong Chicken. Así poco había probado un restaurante que abrieron recientemente y me gustó mucho así que fuimos allá. La decoración, la música y el servicio chocan un poco con el tipo de comida. Es decir, el lugar es súper moderno, trendy y limpio pero el Andong Chicken es una comida tradicional, de pueblo y un poco messy. No es un choque malo, sólo ecléctico. No le quita nada al sabor más que delicioso de la comida.

En resumen, fue un sábado delicioso.

Un wikén otoñal en Seúl

Sábado

Fui a Seúl este fin de semana, y como casi siempre que voy allá, me quedé en casa de mi amiga Glenid. El viernes salí del trabajo corriendo para ir a la estación de trenes en Daegu. Llegué a la 1am a Itaewon y salimos a un coffeeshop para tomar un té y relajarnos un rato. Las noches se están poniendo bastante frías.

Por la mañana emprendimos camino rápido. A eso de las 9am llegó David a casa de Glenid. De la casa fuimos a Tartine, una repostería en Itaewon, donde el dueño nos esperaba junto a 4 personas más para darnos un tour de un mercado grande entre City Hall y DongDaemun. Antes de salir tomamos café y comimos pan con mantequilla y jalea, todo preparado en la misma repostería. Hace tiempo que no probaba una mantequilla tan deliciosa. Es difícil (y caro) conseguir ese tipo de productos en Korea.

Tomamos el tren hasta el mercado. Comenzamos por las tiendas de sillas. Aquí los mercados los dividen por productos. Es decir, en un área están todas las tiendas de sillas, en otro las tiendas de repostería y así por el estilo. Por ejemplo:

Cinta adhesiva:

Repostería:

Caminamos por casi dos horas por el área y para almorzar fuimos a un restaurante de seolleongtang cerca del mercado. Es una sopa sencilla, con carne de res, fideos de batata y cebollines. Cae perfecta durante el otoño.

Nos despedimos del grupo y caminamos un largo rato hasta Myeongdong tratando de encontrar algún sitio para comernos un postre. Allí llegaron otras dos amistades, Iván y Rasha. Comimos donas y tomamos café. Próxima parada: Seoul Land.

Después de un relativo viaje corto por el subway llegamos a Seoul Land donde nos esperaban dos amigas/estudiantes coreanas de Glenid. Aunque el parque donde está Seoul Land también tiene un zoológico y el Museo de Arte Contemporáneo, nos concentramos en el parque de diversiones para poder aprovechar el tiempo.

En el parque los primeros que se atrevieron a montarse en una machina fueron Rasha, Iván y una de las amigas de Glenid. Era una de esas machinas que parecen una licuadora humana. Yo aproveché para cogerles par de fotos cómicas. Hicimos todo lo que se hace en los parques de diversiones. Jugamos juegos y ganamos algunos peluches, vimos una película 4D (no tan buena) y una 5D 360º (¡muy buena!), nos montamos en algunas machinas y cerramos la visita al parque en los bumper cars (¡lo mejor!).

Domingo

Glenid y yo fuimos al Museo Nacional de la Guerra para ver una exhibición que tienen sobre los diseños de Leonardo Davinci. ¿Qué tiene que ver Davinci con la guerra? Me preguntaba eso de camino al museo pero cuando llegué me di cuenta: Davinci diseñó muchos artefactos que se utilizaron en las guerras de su época y en generaciones consiguientes (como el tanque).

Lo más interesante de la exhibición era que tenían muchas de las máquinas construidas a partir de los diseños de Davinci. También tenían una sección completa dedicada a la Mona Lisa y los secretos que descubrieron acerca de la pintura después de que le tomarán unas fotos infrarojas de alta definición.