Un día por mi pueblo

Me encontré con una amiga en Homeplus, un supermercado que queda cerca de mi casa. Usualmente nos encontramos en el centro de Daegu para almorzar una o dos veces por semana, pero esta vez decidió venir hasta mi parte del pueblo y almorzar por acá. El día estaba frío. Es obvio que el otoño se está acabando ya, tras apenas haber comenzado hace unas pocas semanas. Lo bueno es que los árboles están en pleno apogeo de cambio, así que la caminata al trabajo es placentera.

Desde Homeplus caminamos hasta un restaurante japonés que queda en el centro y tiene buenos especiales de almuerzo. Las calles estaban vacías pero el restaurante estaba repleto. Yo pedí el donkkasu (cerdo empanado) y ella el set de sushi.

Todavía quedaba bastante tiempo antes de que me tuviera que ir a trabajar así que fuimos a un coffeeshop. Mi pueblo tiene una gran concentración de coffeeshops (¡y están construyendo más!) pero fuimos al que considero el mejor: Coffee Myungga. El dueño de este sitio ha viajado por el mundo buscando los mejores granos y se nota en la calidad del café y el servicio.

Yo pedí un Green Cacao (una deliciosa combinación de té verde y chocolate caliente) y ella un Ice Snow White Mocca (o algo así).

Las vistas desde las ventanas de los coffeeshops y los restaurantes en Korea no son muy atractivas. Tienden a mirar hacia las calles de la ciudad, usualmente de arquitectura no muy llamativa. En nuestra ventana podíamos ver la calle, una interminable fila de condominios y negocios y un árbol. Pero en nuestra mesa teníamos una flor y unos cuantos tréboles de cuatro hojas.

Después del café caminamos hasta la parada de guaguas, donde me despedí. De ahí fui directo al trabajo. En el trabajo, la directora de la academia reunió a los maestros extranjeros para darnos algunas noticias. Tuvimos tres noticias importantes. Lo primero fue que el dueño de la cadena de academias en la que trabajo va a preparar una fiesta de Navidad en grande y, aunque no “requiere” nuestra participación, estamos siendo presionados a ir. Presionados de manera sutil, pero presionados.

La segunda noticia fue que todos los maestros extranjeros vamos a tener una o dos horas de descanso semanal. Esto se debe a que hemos perdido estudiantes de escuela intermedia (debido a que se gradúan y van a la escuela superior o necesitan estudiar para éxamenes o se van a otras academias) y vamos a combinar algunos horarios. Creo que esa fue la mejor noticia de la reunión. No el hecho de que hemos perdido estudiantes sino que un break siempre viene bien.

Lo último y lo más sorpresivo fue que el dueño del edificio donde está la academia nos está botando de allí. Quiere que nos vayamos este mismo sábado aunque todavía quedan tres meses en el contrato de arrendamiento. Creo que nos quedaremos en el edificio donde estamos por dos meses más pero parece que es cuestión de semanas para mudarnos a un edificio nuevo. ¿Significará esto salones más grandes y limpios? Espero que sí.

4 comentarios en “Un día por mi pueblo

  1. Veo esa comida y me acuerdo cuánta hambre pasé y las miles de escaleras que subí…no tenía la suficiente energía para subirlas, por eso la conección entre una cosa y la otra. El café de la chica se ve mejor que lo que tomaste.

    Tus comentarios me gustan. Korea me gustó y quiero enseñar español en un lugar exótico ¿?

Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s