Cuando los coreanos se atacan

(Foto del Korea Herald)

Análisis para Hoy en las Noticias de Radio Universidad de Puerto Rico. Lo puedes escuchar entre las 7 y las 8am del 1 de diciembre por la banda 89.7FM en San Juan, Puerto Rico, o por internet en la página de Radio Universidad.

###

Para los residentes de la península coreana, el miércoles nos recibió la sorpresiva noticia de un ataque de parte de Corea del Norte hacia Corea del Sur. El ataque fue dirigido a la isla de Yeonpyeong, al noroeste de Seúl. Esta isla está en una zona disputada por las dos Coreas, desde el final de las agresiones militares en los años 50, aunque es formalmente administrada por Corea del Sur.

El ataque artillero del miércoles dejó el saldo de dos soldados y dos civiles muertos, convirtiéndolo en el peor ataque a civiles coreanos desde el cese al fuego de la guerra en la península. Aun así no podemos olvidar que hace unos meses Corea del Norte alegadamente hundió un bote surcoreano matando a 46 soldados.

Aunque el ataque fue dirigido hacia Corea del Sur, la península propiamente nunca se vio afectada. El ejército coreano y estadounidense subieron sus níveles de alerta al máximo. Por el contrario, aunque este ataque causó preocupación entre la población general, la vida cotidiana continuó su rumbo normal. Las escuelas continuaron funcionando, los comercios y restaurantes permanecieron abiertos y el gobierno ofreció sus servicios como cualquier otro día.

Una coreana que vive en Seúl me comentaba que este ataque se sentía alejado de su realidad, como si estuviese ocurriendo en otro país. Y a pesar de que los hombres jóvenes tienen que servir obligatoriamente en la milicia de ambos países, la memoria de la guerra ha quedado relegada a personas de sobre 70 años. Las generaciones jóvenes han crecido en un país moderno, rico y, por lo general, libre de conflictos.

El fin de semana trajo consigo unas prácticas militares conjuntas entre los ejércitos de Estados Unidos y Corea del Sur, llevadas a cabo en el Mar Amarillo entre China y Corea. Estados Unidos utilizó el portaaviones nuclear George Washington en las prácticas, como clara demostración de fuerzas ante el ataque de Corea del Norte.

Pero, mientras la prensa internacional reportaba la inminencia de una guerra coreana, periódicos de este país, como el Hankyoreh, daban una versión más sobria del asunto. En este decían que las prácticas iban a estar lo suficientemente lejos de Corea del Norte como para evitar cualquier misil disparado por este país. Además, varios analistas indicaban que el momento no se mostraba apropiado como para otro ataque norcoreano.

Además de las vidas perdidas, el ataque sacó a relucir las debilidades defensivas que tiene Corea del Sur. Tanto así que ocasionó la dimisión del equivalente al Secretario de Defensa debido a las numerosas críticas ante la pobre respuesta militar contra Corea del Norte.

China, por su parte, está pidiendo la reanudación del diálogo entre la Coreas, lo cual ya fue rechazado tajantemente por el presidente surcoreano, Lee Myung-bak.

Ahora quedamos nuevamente a la espera de otro ataque o por la continuación de un diálogo que ha sufrido demasiadas interrupciones como para tener un efecto positivo. Lamentablemente, parece que ambas partes están apostando por las agresiones por encima de la diplomacia.

Para Hoy en las Noticias, desde Corea del Sur, Iván Broida Fontánez.

###

También participé en el podcast de #EnProfundo, hablando sobre el mismo tema aunque con mucho más detalle.