Regalos adelantados

Este domingo pasado fui al centro de Daegu a encontrarme con dos personas. La primera persona fue Rose, una de las rubias, a quien estoy ayudando a estudiar coreano los domingos. Nos encontramos frente al Daegu Department Store y de ahí fuimos a un Caffé Benne que abrieron hace unos días. Antes de empezar a estudiar me dio un regalo de Navidad de parte del mexicano, un amigo mutuo que vive en Busan. El regalo eran unos chocolates los cuales me comí allí mismo, y la mejor parte, un dibujo de mi. Me recordó mucho a los dibujos que hacen mis estudiantes aunque él lo hizo con mucha más premeditación. El tema es obviamente sobre mi afinidad a los productos Apple aunque él lo pone un poco más… crudo.

Después de estudiar la partícula -로, el imperativo -세요, y el imperativo negativo -지 마세요, fui de nuevo a frente del Deagu Department Store para encontrarme con Sachi, una amiga japonesa con quien estudié dos trimestres de coreano. Hace poco había recibido un mensaje de ella de que iba a regresar a Japón dos meses antes de lo previsto y se quería despedir. No habíamos podido coincidir hasta el domingo pasado.

Sachi es una de las personas más dulces que he conocido. A veces llegaba tarde al salón, corriendo con tacones que hacían mucho ruido, pero se disculpaba con la profesora y exhibía la sonrisa kilométrica que tiene y todo quedaba perdonado. A veces se dormía en el salón pero parecía que estaba concentrada estudiando. Nunca la vi triste o seria… pero no quiero sentimentalizar los recuerdos.

Fuimos a comer al Lazy Diner y hablamos sobre la visita de mi familia a Corea y sobre los planes futuros de ella en Japón. No entendí muy bien porque va a regresar antes de tiempo a Japón. Me dijo que cuando se gradúe de economía quiere estudiar para ser azafata. Cuando terminamos de comer, caminamos hasta la parada de guaguas donde nos despedimos y me dio este regalo y una tarjeta.

No me lo esperaba y no tenía nada para ella. Le agradezco que me haya regalado un poco de verde para un apartamento que está sobrepoblado de cremas y marrones. Ya nos veremos nuevamente, cuando ella regrese a Korea o yo visite Japón.