El sábado por Daegu

El fin de semana pasado unas amistades se quedaron en mi casa. Una de ellas fue Monica, con quien trabajé en el Daegu English Village en mi primer año en Korea. Ella fue maestra de inglés pero ahora está estudiando una segunda maestría en una universidad coreana cerca de Seúl. Desde que regresó a Korea no había visitado Daegu así que se dio la vuelta por acá junto a una amiga tailandesa que nunca había visitado mi ciudad.

Estuvimos todo el sábado explorando un Daegu nublado y un poco húmedo. Empezamos el día tarde. Cogimos la guagua hasta el centro a eso del mediodía donde nos encontramos con el mexicano. Allí nos fuimos a Paris Baguette para comer un snack pre-almuerzo y esperar por otra amiga de Monica. Caminamos un poco por el centro para enseñarle la ciudad a Byu, la amiga tailandesa, lo cual tomó pocos minutos. Almorzamos en el Lazy Diner (comida estilo diner americano). Me comí un rico hamburger con tocineta y queso.

Decidimos ir a la calle de medicina oriental, un lugar famoso pero aburrido, que queda cerca del centro de Daegu. Para la suerte de todos nosotros en la calle se estaba celebrando el Festival de Medicina Oriental por lo que había muchas actividades ocurriendo ese día. Lo que usualmente es una caminata aburrida de 10-15 minutos se convirtió en par de horas de buen entretenimiento. Allí también se nos unió un amigo filipino y otra amiga coreana. Visitamos el centro cultural de la calle y aprendí que en Korea hubo muchos animales salvajes pero parte de la razón de su desaparición fue que la gente los usaba para confeccionar medicinas. Prácticamente todo lo que se moviese (osos, venados, tigres, tortugas, etc.) tenía un propósito medicinal. En la calle probamos algunos tés, Monica y Sergio se vistieron con ropa tradicional coreana para la cámara y aprendimos a empacar té como se hacía antes.

Después de la calle fuimos al lago Suseong. Allí hay un pequeño y raquítico parque de diversiones y ese es precisamente su encanto. Cuando estoy allí pienso que en cualquier momento va a ocurrir alguna tragedia de lo viejas que están las machinas. Esta vez no ocurrió ninguna. Fuimos a los ‘batting cages’, ‘bumper cars’ y el ‘Viking’. Yo me quedé como fotografo oficial y solamente usé los ‘batting cages’.

En el parque se rajaron varios personas y los cuatro sobrevivientes nos fuimos al área de la Universidad de Kyungbook para tomar makgeolli (un tipo de vino blancuzco hecho de arroz). Quería ir a un bar de makgeolli que había visitado el año pasado. Era una casa pequeña con las paredes y las mesas escritas por todos los universitarios que iban allí a emborracharse. Desgraciadamente lo cerraron. Ahora el área está forrado de cafés y restaurantes ‘trendies’. Encontramos un bar de makgeolli en un segundo piso con vista a una estación de policía, nos dimos una ronda y nos fuimos a nuestras casas.

5 comentarios en “El sábado por Daegu

  1. Ah! Con un guía así da gusto visitar lugares! ¡qué tremenda envidia!
    Recuerdo cuando estaba en Beijing de vez en cuando, cuando me apetecía desayunar algo que no fuese un pan relleno de carne grasa, iba a un Paris Baguette de cerca de mi universidad. Era un lugar de reunión para los coreanos de la zona (Wudaokou), igual que un local similar llamado Tous les jours. Nada que ver con el típico local chino. En los precios tampoco, pero se pueden degustar unos cream puffs deliciosos.
    Respecto a los animales salvajes, creo haber estudiado que ocurre algo semejante en china. Algunas “farmacias” chinas han recibido muchísimas críticas porque tienen en su “expositor” animales en peligro de extinción. Además, como bien dices, partes de animales escasos (colmillos, huesos) se emplean como ingredientes para medicinas.
    ¿Quieres leer una curiosidad? Mi profesor de civilización tibetana nos contó la semana pasada que algunas medicinas tibetanas llevan orina de algún lama reencarnado. Dicen ser infalibles :)

    Gracias por el trayecto

    • Tous Les Jours y Paris Baguette son cadenas coreanas que están entrando al mercado chino. Quizás por eso es que los coreanos se congregaban allí, para tener un poco de “sabor de casa” aunque en realidad tiene una fuerte influencia europea.
      Me sorprendí un poco cuando vi los animales disecados en el museo… ya casi no queda ninguno excepto por uno que otro venado. Pero los tigres y osos, nada.
      Todavía no he probado tratarme con medicina oriental aunque hace poco abrió una clínica en el edificio donde está mi academia. Estoy pensando visitarlo pero creo que pasó de las medicinas con desecho animal jaja
      He estado poco a poco leyendo tu blog. Me parece muy interesante como escribes :)

    • No te prometo mucho para que vengas con pocas expectativas y te lleves una buena impresión. jaja Pero con gusto te enseño “mi ciudad”.

Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s