Jugando con mi nueva cámara – Fuji X100

Mi primera cámara “de verdad” fue una Nikon F. Esta cámara parecía un tanque y pesaba casi como uno. Estaba hecha casi completamente de metal. Fue la cámara que use durante mis primeros meses en la universidad cuando estudiaba fotografía y fue con la que aprendí que significaba eso de aperturas y velocidades (ya que era completamente manual). Lamentablemente ya no la tengo conmigo pero ahora tengo en mis manos una cámara parecida:

Fuji X100

Parecida en ciertos sentidos: es de metal y tiene ‘dials’ manuales como las cámaras del pasado. Precisamente eso fue lo que me atrajo a esta cámara. Tiene un ‘look’ más tradicional y sexy que las cámaras de plástico negro y genéricas. Se siente bien en las manos; es decir, no pesa mucho. Comparada con mi Canon 50D, no pesa nada.El sensor digital es gigantesco y de buena definición. La apertura (que va de F2 a F16) y la velocidad (de 1/4000 a B) se pueden controlar manualmente o se puede dejar que la cámara lo haga por uno. Yo prefiero controlar la apertura y que la cámara escoja la velocidad. También hay un dial que compensa la sobreexposición y viceversa que he encontrado extremadamente útil.

La cámara tiene ciertas limitaciones (¿o retos?). La principal es que el lente es fijo y no se puede cambiar. No tiene zoom como otras cámaras de este tamaño. Digo reto porque esto obliga a repensar la forma de retratar. En vez de tener un zoom automático, las piernas de uno hacen ese trabajo. Otro reto es que el enfoque es un poco lento. Es lo suficientemente lento como para no poder tomar muchas fotos de acción.

Pero ya basta de tecnicismos, vamos a los ejemplos. He llevado la cámara a varios lugares entre los que están: el templo Donghwa de Daegu, el mercado Seomun y el lago Suseong. En todos los lugares la cámara ha funcionado extremadamente bien, aunque en el mercado se me hizo un poco difícil capturar los momentos con movimiento.

Templo Donghwa de Daegu:

Mercado Seomun:

Lago Suseong:

Aquí pude controlar un poco mejor la cámara y usar el blanco y negro, el contraluz y algunos otros efectos, con buenos resultados.

Otros lugares:

Esta será la cámara que llevaré conmigo a todos los lugares de ahora en adelante (no pesa tanto como mi otra cámara). Cuando colabore con la revista llevaré las dos cámaras ya que la limitación del lente de la Fuji no me va a permitir usarla en todas las ocasiones.

Mi conclusión es que esta cámara es buenísima, siempre y cuando se tenga un conocimiento básico del lado técnico de la fotografía. El precio la hace menos atractiva que, digamos, una Canon G12 pero mucho más atractiva que una Leica X1. El lente es un sueño y los colores sobrepasan las expectativas.

Para ver más fotos tomadas con la Fuji X100 (y con mi Canon 50D) puedes visitar: Desde mi cámara.

Gracias a @gabrielrodz quien fue el que me enseñó esta cámara por primera vez.

10 comentarios en “Jugando con mi nueva cámara – Fuji X100

  1. Curiosa cámara. Se queda a medio camino entre una compacta y una reflex digital. La calidad de las fotos es fabulosa para una cámara de ese tamaño.
    Yo por mi parte alterno la Canon 550D con el Galaxy S, que me saca del engorro de tener que llevar una cámara encima y también saca una fotos bastante buenas.

Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s